Las constelaciones del hemisferio norte

Cielos Boreales


Aunque inicialmente las constelaciones eran figuras imaginarias que unían unas estrellas con otras, con el paso del tiempo, han dado lugar a las diferentes regiones delimitadas por fronteras igualmente imaginarias que agrupan no solo estrellas sino también objetos de cielo profundo como galaxias y cúmulos.

Dependiendo de la latitud geográfica en la que nos encontremos tenemos acceso a una parte de la esfera celeste quedando oculta por nuestro propio planeta la otra parte. De esta manera los observadores boreales tienen acceso a las constelaciones del hemisferio norte y, si su latitud no es muy elevada, a algunas pocas del hemisferio sur que van turnándose con el paso de los meses. Las constelaciones más meridionales o próximas al polo sur celeste nos estarán vetadas por completo desde los cielos boreales.

A continuación vamos a nombrar las constelaciones que se encuentran ubicadas en el hemisferio norte.

Constelaciones boreales

  • Andrómeda: Es una de las constelaciones más grandes con 722 grados cuadrados.
  • Aries: Constelación zodiacal. Abarca 441 grados cuadrados. No incluye ningún objeto Messier.
  • Casiopea: Constelación circumpolar. Muy reconocible por su forma de «W»
  • Orión: Es una constelación reconocida mundialmente por su forma y sus estrellas brillantes.
  • Perseo: Famosa por encontrarse en ella el radiante de las Perseidas.
  • Piscis: Constelación zodiacal. Abarca 889 grados cuadrados y el mejor mes para verla es noviembre.
  • Tauro: Constelación zodiacal muy característica por su forma de «V» y el cúmulo de las Híades.
  • Triángulo: Pequeña constelación que abarca 131 grados cuadrados.
  • Auriga: Forma un pentágono de estrellas brillantes muy reconocibles. Abarca 3 objetos Messier.
  • Camelopardalis: o Jirafa, abarca 757 grados cuadrados.
  • Cáncer: Constelación zodiacal con una característica forma de cangrejo.
  • Can Menor: Abarca 183 grados cuadrados y 19 objetos NGC.
  • Géminis: Constelación zodiacal. Abarca 513 grados cuadrados y 1 objeto Messier así como 67 NGC.
  • Leo: Constelación zodiacal muy reconocible y de las más grandes por sus galaxias.
  • Leo Menor: Una de las más pequeñas, introducida por Johannes Hevelius en 1687.
  • Lince: Una de las más complicadas de observar porque es muy débil.
  • Monoceros: o Unicornio. Abarca 481 grados cuadrados, 1 objeto Messier y 58 NGC.
  • Osa Mayor: Constelación circumpolar muy reconocible que nos ayuda a encontrar el norte.
  • Boyero: o Bootes incluye a la estrella Arturo, una de las más brillantes del cielo.
  • Perros de caza: o Canes Venatici es una constelación mediana que abarca 5 objetos Messier.
  • Coma Berenices: Es una constelación poco vistosa pero que abarca 8 objetos Messier y 329 NGC.
  • Corona Boreal: Una pequeña constelación pero fácilmente identificable en el cielo.
  • Dragón: Constelación circumpolar muy extensa aunque sin estrellas especialmente brillantes.
  • Hércules: Una constelación muy extensa que aloja el famoso cúmulo del mismo nombre.
  • Serpens: Está dividida en dos partes, Serpens Caput y Serpens Cauda.
  • Osa Menor: Constelación circumpolar que aloja la estrella Polaris.
  • Águila: Una constelación típica de las noches de verano en la que destaca su estrella Altair.
  • Cefeo: Constelación circumpolar que aloja multitud de nebulosas oscuras.
  • Cisne: Una extensa constelación que atraviesa la Vía Láctea en las noches de verano.
  • Delfín: Pequeña constelación situada dentro del asterismo del Triángulo de Verano.
  • Equuleus: o caballo es la constelación más pequeña del hemisferio norte.
  • Lacerta: o lagarto es también una constelación pequeña y difícil de reconocer.
  • Lira: Destaca en el cielo por su brillante estrella Vega y su famosísima Épsilon Lirae.
  • Pegaso: Muy reconocible por su famoso «cuadrado» junto a Andrómeda.
  • Flecha: Pequeña pero fácilmente identificable dentro del Triángulo de Verano.
  • Vulpécula: o Zorra es también otra pequeña constelación con estrellas poco brillantes.